Seguidores

Google+ Followers

martes, 9 de septiembre de 2014

UN PASEO POR ASTURIAS


Hola mis amores, tengo que deciros que soy una gran enamorada de Asturias. Hace unos seis años mas o menos estuvimos por primera vez y vimos toda Asturias con nuestros amigos Felipe y Gloria, ellos nos enseñaron todos los rincones turísticos y fue un viaje precioso, el cual recuerdo con mucho cariño, entre otras cosas porque Felipe estaba todavía entre nosotros, un beso Felipe que tu alma este junto al Señor,.

Como veis estoy en la gruta de la Santina de Covadonga,  puedo deciros que las dos veces que la he visitado, he podido confesarme y escuchar misa y realmente he sentido como Dios me escuchaba, dentro del Santuario las lágrimas corrían por mis mejillas como un rio, y fue un descargarme de todos mis problemas y sentir que Dios me ama como soy.

Me encanta tocar la piedra y pensar en la cantidad de personas que habrán estado ahí, cada una con sus plegarias, sufrimientos y alegrías y me gusta rezar por ellos.

 Al fondo esta el Santuario, es algo magestuoso, la paz que te transmite es como si tocaras un trocito de cielo.


Mirad que vistas , es algo que te envuelve y te supera. Dios esta ahí.



 Este viaje ha sido mucho mas tranquilo, hemos disfrutado de toda la familia, de mi amiga y sus hijos, de los lugareños, y nos hemos traído toda la naturaleza en nuestras retinas y en nuestras almas.


La familia es lo más importante y poder disfrutar de ella , una gozada.



 Este dia comimos en el "prau" una barbacoa, con costilles, chorizos criollos, etc... ehh! lo olvidaba y como no la sidra,. Estuvieron enseñando a mis hijos a escanciarla, se lo pasaron pipa.

Ella es mi amiga Gloria, a la que quiero como a una hermana.

Haciendo labores de limpieza en el "prau".


En Ribadesella, mi hija quiso una trencita.

Hay unas casas preciosas!!! y super lujosas.


Hemos disfrutado muchísimo de los paisajes, y sin prisas sin correr porque hay que ver otras cosas. Ha sido un autentico regalo.

A  mis hijos les encantan los caballos y a la menor oportunidad, practican esta actividad.



 Es imposible no sentir paz con estos paisajes. Son una delicia.




Un arbol gigante hecho con botellas de sidra.




 El pueblo de mi amiga se llama Infiestu, pero ella tiene su casa a las afueras. Aquí estamos visitando la cueva.




Comiendo negritos, es una legumbre que se sirve con arroz blanco.


Se montaban unas juergas en la cena, que nos teníamos que reír de oírlos.




 Con "Pancho", un pero super juguetón y sociable.





Aquí llevo en los pies "les madroñes" , son unos zapatos de madera muy liviana y llevan cuatro patas. Así cuando entras a dar de comer a los animales no te manchas los zapatos.




En Cangas de Onis, con la cruz de Don Pelayo.

Preparados para hacer el descenso del Sella.


Junto a mi amiga Celia, una vecina de Gloria, fijaos tiene 94 años y mirad la alegría que refleja su cara y sus ojos.
Y como no sale todos los días a caminar con las vecinas, su hija, y con sus madroñas en los pies.

Gracias Señor por este hermoso viaje, por la familia que nos acogió, y por mi amiga Celia, que me enseñó lo bonito que es vivir.

Francis.