Seguidores

Google+ Followers

lunes, 24 de marzo de 2014

DEBEMOS HACER NIÑOS FELICES


Siempre deberíamos ver a los niños así de felices, esta foto me ha gustado pues me recuerda cuando iba al campo con mi padre y corría por entre las flores silvestres.

Cuando tuve a mi primer hijo, fue la mayor alegría que había experimentado en mi vida, un ser super vulnerable, totalmente dependiente que me inspiraba ternura, protegerlo de todo mal, y amarlo por encima de todo.



 Pero a veces la vida no es tan fácil pues los adultos la complicamos con nuestros traumas, nuestras debilidades, nuestro cansancio etc... y así pasamos la vida quejándonos de todo...
 cuando eramos pequeños llorábamos y ahora seguimos llorando con nuestros quejidos y no somos conscientes de que tenemos unos pequeñines en casa que son una esponja y ven y oyen todo lo que hacemos; y lo peor no es eso, sino que de mayores repetirán el mismo patrón que han visto.

Muchas veces me he preguntado si realmente el hombre es malo por naturaleza, pero siempre llego a la misma conclusión. NO y NO, el hombre nace en debilidad absoluta dependiente de otro ser humano, y solo quiere que lo atiendan y que lo quieran, es la Vida la que poco a poco lo va alejando del bien o no.


El ser humano es sociable por naturaleza, una vez leí que si a un recién nacido le das alimento pero no lo acaricias nunca, termina muriendo, es tremendo...  y de echo hay niños en orfanatos que han muerto así.
Todos necesitamos sentirnos queridos, Dios es Amor, y nosotros somos sus hijos, estamos creados para amar y ser amados.


¿Sabéis que es lo mas importante para que un niño sea feliz?, no depende de que tengan muchos juguetes, ropa cara, que los apuntemos a "mil" actividades, que les compremos "chuches", que no les riñamos, esto sería un error muy grande, debemos guiarlos y corregirlos para que sean hombres el día de mañana, hombres equilibrados que sepan tomar decisiones , decir no cuando algo no les interese, hombres caritativos, sensibles con el dolor ageno, hombres comprometidos...

Este hombre es el que de pequeño ha visto en casa lo mucho que sus padres se querían.

No quiere decir que nunca los haya visto pelear, no!!!, simplemente los ha visto pelear y después perdonarse. Y continuar con la rutina sin hacer dramas.
Este niño de mayor sabrá mandar, porque de pequeño se le ha educado en obedecer.
Podrá ser libre para decir "no", porque se ha sentido amado, respetado, no juzgado por sus padres, aceptado tal y como es.


Es un niño que ha sido educado sin miedos, un niño donde ha sentido que su casa es su lugar seguro, donde ha podido llorar y ser consolado, donde ha podido mostrar sus debilidades y ha sido aceptado, donde ha podido hablar y se le ha escuchado...




Así dicho parece super difícil para los papás. Pero no es así, solo necesitamos una cosa: llenarnos de AMOR. Amar y ser amado es lo que todos anhelamos. Piensa que tu hijo es un ser creado por Dios, que Dios te lo ha regalado , eres su garante debes cubrir todas sus necesidades pero ya sabes!!! la mas importante es darle amor.

Esto no es incompatible con reñirles, castigarles, en absoluto!!!, sería un gravísimo error, es todo lo contrario, educarlo es, corregirlos, decirles NO !!! muchas veces, aunque no lo entiendan y se enfaden y digan sois los peores padres del mundo!!!
No caigas nunca en ese "chantaje emocional".

Los padres, hemos sido niños, simplemente recuerda ¿que te hacia estar feliz?, así de sencillo ponte en el lugar de tu hijo, hace unos años estuviste en ese mismo lugar y piensa que te habría gustado que hubieran hecho contigo. Seguro que hallaras la solución.


Son florecillas débiles y debemos ayudarlos a madurar sus tallos y convertirlos en troncos robustos que sepan afrontar la vida con sus sufrimientos y sus alegrías, que no se quiebren al primer golpe de aire.
La labor de padres nunca, nunca, debemos relegarla en los educadores, en las que los cuidan cuando trabajamos, en la catequista..., ellos son una muy buena ayuda, pero la responsabilidad y la última palabra es la nuestra.

ANIMO!!! mamas y papas, nadie ha dicho nunca que educar a los hijos fuera fácil, pero tampoco es imposible, muchas veces les diremos cosas que no les gustara pero si es por su bien y no por nuestro egoísmo o comodidad de mayores lo agradecerán,  recuerdo que una amiga me contó que cuando su hermana era pequeña tenía una amiguita que nunca la dejaban bajar al parque para jugar, ella la llamaba y salia su madre y le decía..." no puede bajar esta haciendo los deberes..."

Hoy la primera, la que no bajaba durante la semana pues debía estudiar es directora de un Centro Educativo, y la otra niña que correteaba en la calle , supuestamente feliz, no estudio y se arrepiente y piensa que le hubiera gustado que sus padres hubieran hecho lo mismo con ella.



Quiero terminar con unas palabras de aliento, nunca, nunca es tarde para dar un buen consejo a los hijos, nunca pienses que no has sido una buena madre un buen padre, en absoluto!!! ese es el peor engaño que puede entrar en tu cabeza y quitarte la paz. Piensa que has hecho lo mejor que has sabido y que también son hijos de Dios y El arregla lo que nosotros rompemos.







Francis.