Seguidores

Google+ Followers

viernes, 14 de marzo de 2014

TESTIMONIO DE MI VIDA 2ª PARTE

"Vuestros caminos no son mis caminos", dice el Señor.

Tenía, dos o tres años cuando mi hermana enfermo. Mis padres la llevaron a todos los médicos tanto públicos como privados y ninguno daba solución a su decaimiento, su fiebre, su inapetencia, y veían como poco a poco su vida se iba apagando.

Para ellos como comprenderéis fue una época de muchísimo sufrimiento, ver a tu hija , a lo que más quieres en este mundo que se te muere y no puedes hacer nada para impedirlo, solo de recordarlo se me eriza el bello.

Mi padre que siempre que nos veía nos mostraba su mejor sonrisa, dejo de hacerlo. Recuerdo un dí que fuimos con mi hermana al médico y este le dijo que no sabía lo que tenia y mi pobre padre le imploraba desesperado y el médico le contestó que el no era Dios.
Y estaba totalmente en lo cierto, no era Dios. Mi padre salio destrozado, yo no entendía nada, pero si entendía que mi padre estaba triste y eso ami me afligía

Al fin dieron con un buen médico, que aún hoy sigue tratándola , mi hermana se recupero después de un año de reposo y todo volvió a la normalidad.

Pero claro ¿cómo encaje yo, esta realidad? :" Muy mal", comencé a sentir que no me querían, que era un estorbo y empecé a envidiar a mi hermana.  Recuerdo uno de los días en que mi hermana estaba en su camita la pobre descansando ojerosa, lo recuerdo como si fuera ayer, y pasaba por su cama la miraba y no le decía nada, pero dentro de mi se estaban gestando todos estos sentimientos de los que os he referido, sin ser conscientes de ellos.

Realmente me sorprende ver como es el ser humano cuando Dios no esta. Aun siendo pequeños ya llevamos ese anhelo de que nos quieran, de que nos tengan en cuenta, un egoísmo super grande, al menos eso me ocurría a mi.


Ese verano no pudimos ir a la playa y mis padres decidieron ir a casa de mi abuela pues era muy fresquita.  Un fin de semana mi tío, que en paz descanse y al que he querido mucho era mi padrino, le propuso a mi madre llevarme a su casa de veraneo, una casa muy grande del siglo XIX,donde veraneábamos toda la familia materna.
Mi madre accedió, lo cual me sorprendió muchísimo pues es una madre muy protectora y nunca me dejaba ir con nadie sino iba ella. Mi tío soltero, me puso en la parte de atrás y yo, veía como mi madre me despedía y yo, para mis adentros, decía pero por qué me has dejado si yo no me quiero ir.¡¡¡¡¡¡¡¡  Ella lo hizo con toda su buena intención; ahora pienso en ella y se lo mucho que tuvo que sufrir, viendo por un lado una hija enferma y por otro la pequeña que se iba todo un fin de semana ( después no volvió a dejarme ir), ese fín de semana continuó mi sufrimiento, mi calvario, no entendía nada pero él era muy" cariñoso demasiado cariñoso"

Ese fin de semana tuvo vía libre para seguir abusando de mi.


Quiero dejar claro que no se trata de mi padrino, el cual me quiso mucho y rezo todos los días por él.

Francis.