Seguidores

Google+ Followers

lunes, 18 de febrero de 2013

TENGO DERECHO A SUPERARME


¿Cuantas veces he sentido a lo largo de mi vida que no daba la talla?

Miles y miles de veces¡¡¡,  los que seguis mi blog sabeis que siempre he sido una niña miedosa , apocada, timida, insegura etc..., no resulta nada agradable hablar de una misma en estos terminos pero es la realidad y hoy puedo decir que me siento orgullosa de lo que he hecho a lo largo de mi vida , con la ayuda de mi Padre Dios, cuando  estaba destinada a fracasar debido a mi enfermedad. Según el Neurólogo yo: era incapaz de concentrarme, mi volundad estaba totalmente debilitada, sería una persona muy agresiva con lo cual nadie querría estar conmigo y terminaria sola, nunca podría estudiar , ni trabajar ni llevar una vida "normal".

 Cuando el neurólogo termino le dije, "si usted me llega a decir esto con dieciseis, diecisiete o dieciocho años me habría destrozado la vida" y es mas le digo que, allí donde la ciencia no llega , llega Dios. Se cayo y no me contestó.

Os digo esto porque hay veces que llevamos a nuestros hijos, al médico, porque vemos que tienen algun comportamiento que no es propio , y pensamos que lo que dicen los médicos es cátedra y no siempre es así , sabeis  porqué? Porque solo Dios es el Todopoderoso, el que guia nuestras vidas el que hace salir el sol para justos e injustos el que te da la vida, cada segundo de vida Dios es el que te la regala y aunque tu genetica te predestine, Dios esta por encima de ella pues el mismo la ha creado, no puede mas el" siervo que el amo".


Un dia mi padre algo triste me dijo: hija si ves que no puedes estudiar no pasa nada, no te preocupes, ya encontraremos algo que puedas hacer . En aquella época tenia quince años y era la primera evaluación de primero de Bachiller, no habia aprobado ninguna, bueno, religion y Educacion Fisica si, Ya era algo¡¡¡

Ver a mi padre tan abatido me hizo sentir por dentro una fuerza que no venía de mi, supongo que tambien seria algo de amor propio, pero el caso fue, que sus palabras fueron las que me impulsaron a estudiar, me costo bastante pero consegui aprobar primero en junio.

Dios es nuestra fuerza, Animo los debiles¡¡¡  no temais.


 En segundo comencé nuevamente con mal pie, mi cabeza, siempre andaba pensando en mis miedos , mis temores, no me dejaba descansar un minuto y logicamente esto afectaba a  mis estudios; ese año repeti, recuerdo al profesor de fisica y quimica; que era nuestro tutor , cuando llego el turno de anunciar mis notas dijo con voz potente, apesar de ser una personita pequeña con gafas y bastante poquita cosa pero eso sí , bastante mal caracter, al cual le llamabamos "el bacterio" me dijo: !!! Señorita Belmonte pongase en pie", imaginaos ,!pongase en pie¡ delante de toda la clase , ami las piernas no me sostenian parecian de mantequilla, de pronto senti que mi cara era un volcan a punto de estallar , todo mi cuerpo estaba super agitado y creo  que de el, no salio pronunciar ni una sola palabra. Como pude me puse en pie y el muy serio y sarcastico me dijo , mirandome por encima de sus gafotas:  usted no vale ni para las ciencias ni para las letras¡¡¡, sentí que el mundo se me venía en cima y mil ojos clavados en mi con las correspondientes sonrisitas de fondo, me sente y de esa mañana solo recuerdo sentirme como en otra dimensiòn oia a mis compañeros pero no hablaba con nadie, me sentia totalmente derrotada y humillada.

El segundo año que hice segundo de bachiller, no fue mejor que el primero, me sentia totalmete descolocada, mis compañeros estaban en tercero y yo me encontraba con una clase donde no conocía a nadie y tampoco hice por conocer, como físicamente no estaba mal pues siempre tenía algun moscardón por enmedio y recuerdo a un chico que venía con una gran moto a recogerme ,supuestamente, pues yo me escondía y me salía por la puerta trasera y así dia tra dia hasta que su hermana la cual era una de mis nuevas compañeras me dijo que porque lo hacia .  Sentí tanta verguenza que decidi darle una oportunidad y me hice amiga de el. Era la envidia de todas, un chico mayor, con dinero y una motaza, pero para mi era un suplicio cada vez que lo veia llegar desde la ventana. 

Durante este año mi claustrofobia se triplico y a pesar de que la clase era muy grande y tenia dos puertas yo me pasaba las mañanas mirandolas sin poder prestar atención a las clases y viendo si se abrian o no, la suerte quiso que un dia una de ella se atascara y no se pudiera abrir, a mí me dio una crisis de ansiedad me fui corriendo al baño a llorar y me sentí la persona mas desgraciada de este mundo., esto que yo llevaba en silencio acababa de hacerse público, me sentí humillada, poca cosa, quería que la tierra me hubiera hecho el favor de tragarme. `

Pero la realidad se impuso y tuve que dar la cara, volver a mi pupitre con la mirada clavada en el y oyendo susurrar tras de mi, sonrisitas que eran como puñales que se me clavaban en el alma, la mayoría salia de clase señalandome y sonriendo, no los culpo, no sabían entenderme, yo en su lugar probablemente habría hecho lo mismo.

Este fue el primer año que tuve contacto con una psicóloga, la cual no me ayudo en nada, la que si lo hizo, como siempre fue mi madre que ni corta ni perezosa se planto en casa de mi tutor, el profesor de latín a dar la cara por mi. Este buen hombre  entendió la situación y me ayudo muchìsimo, comencé a tomar gusto por ir a clase y finalmente aprobé todas, excepto matemáticas y física y química. 

Bueno por hoy basta mañana os seguire narrando mas cosas de mi vida. Que Dios os bendiga a todos, un fuerte abrazo y ya sabeis " HACE MAS EL QUE QUIERE QUE EL QUE PUEDE" pero siempre, siempre con la ayuda de Dios.

Francis.